Ya salieron todas las piezas esmaltadas del horno. ¡Qué ilusión! Ahora a arreglar pequeños fallos: dos de las tapas de las teteras no han quedado bien. Las voy a intentar arreglar, una esmaltándola de nuevo y volviendo a meterla en el horno y la otra pasando a lo que se llama tercer fuego, en que se pinta de nuevo con otros pigmentos específicos.

            

También tengo ahora que pensar cómo resolver el tema de las asas. Una ya la tiene, realizada en alambre de cobre. En las demás teteras experimentaré con diferentes tipos de alambre y ramas.

           

 

Pin It on Pinterest